¿Por qué San Miguel de Allende es el destino más romántico de México?


Las bodas en San Miguel de Allende son el pan de cada día, hablando estadísticamente. Los recuentos oficiales apuntan a que se festejan más de 500 bodas en San Miguel de Allende cada año, lo que refleja su predilección como uno de los destinos románticos en México más populares. Además, entre el tono cobrizo de su arquitectura, las abundantes jacarandas y sus atardeceres ensoñadores, tiene el ambiente ideal para tener experiencias románticas de fábula.

Sin embargo, no tienes que tener un pie en el altar para apreciar el amoroso y romántico espíritu de San Miguel de Allende. Parejas de novios jóvenes como compañeros de vida pueden gozar de momentos increíbles e inolvidables en las calles, restaurantes, galerías y demás rincones de esta acogedora pero pintoresca ciudad. Aquí, te contamos de cinco características únicas de San Miguel de Allende que la convierten en la ciudad más romántica de México.



1. Colores alucinantes

San Miguel de Allende es una experiencia de color asombrosa, por eso es una ciudad tan fotogénica e instagrameable. Sin embargo, ninguna imagen supera a la contemplación de los tonos y matices que esta ciudad ofrece a la vista. Esto se debe a las favorables condiciones geográficas y meteorológicas de San Miguel de Allende, ya que entre su clima seco templado, así como posición en el Bajío mexicano, goza de buen sol todo el año prácticamente. Además, la ciudad conserva una línea de color y ornato de las fachadas, por lo que existe una armonía urbanística muy particular; lo que se conjuga con una abundancia de artesanía y arte por todos lados.

Así, San Miguel de Allende se trata de una ciudad encantadora que fascina al ojo, convirtiéndolo en un destino donde las parejas pueden vivir juntos intensas sensaciones.



2. Detalles por doquier

Pero no solo es una cuestión de color: San Miguel de Allende exhibe texturas, ornatos y rasgos que propician una experiencia perceptiva anonadante. En casi cada esquina hay una anécdota, pieza histórica o curiosidad arquitectónica por descubrir. De tal modo, se trata de un lugar en el que hasta un simple paseo se convierte en una aventura de belleza y estilo particular. Un ejemplo de esto son las aldabas en las puertas de muchos domicilios particulares, estilizadas en la forma de una elegante mano; los portones mismos son obras de arte, ansiosas por ser fotografiadas. La mampostería tradicional de muchos de los edificios regala a cualquier recorrido por San Miguel de Allende una plétora de pequeños adornos y aplicaciones, que los transforman en paseos de encanto.



3. Experiencias fantásticas

El embelesamiento del atractivo colonial de San Miguel de Allende no es la única característica romántica de la ciudad, ya que también concentra una serie de experiencias de cuento de hadas, excesivamente recomendables para enamorarte por primera vez o de nuevo: paseos a caballos, recorridos campo traviesa en bicicleta, vuelos en globo aerostático, toures por viñedos orgánicos, abundantes galerías con todos los estilos de arte, boticas decimonónicas, iglesias barrocas… Lo que hace de San Miguel de Allende un destino romántico por excelencia, ya que concentra en un lugar actividades ideales para realizar en pareja, de un tipo peculiar que destaca por las fuertes emociones e impresiones que causan.



4. Estilo y folclor

San Miguel de Allende es el escenario propicio para una escapada romántica, y cuenta con las atracciones necesarias para escribir una historia de pasión e idilio para los dos. Sin embargo, los elementos mencionados no son todo: más allá de la suma de sus partes, lo cierto es que San Miguel parece estático fuera de la rutina del mundo contemporáneo. Es un lugar heterotópico, en el que todas las posibilidades confluyen. Así, lo que define a San Miguel de Allende como destino romántico sin igual es su capacidad de ofrecer todo, lo que se sintetiza como estilo y color. La escena gastronómica es el mejor ejemplo de lo anterior, ya que sin deshacerse de sus sabores ancestrales y coloniales, la ciudad pone a disposición de todo el mundo la mejor cocina de autor, manjares de todo el planeta, y la producción orgánica y sustentable más llamativa del país.



5. Identidad propia

Una leyenda urbana dice que, por debajo de las calles, San Miguel de Allende esta atestada de cuarzo rosa, por eso hay tan buena vibras aquí. No sabemos si esto es cierto, quizá solo es una metáfora sobre el encanto inefable pero fehaciente de este lugar: al fin y al cabo, es una ciudad con una identidad propia tan fuerte como encantadora ¿y quién no va a enamorarse de eso? por eso es que caminar por las calles de nuestra ciudad tomados de la mano, disfrutar el atardecer juntos desde la terraza de su hotel con un trago cada uno, o disfrutar de una sesión de spa con tu pareja es algo fuera de este mundo.



En conclusión: la historia, geografía y alma de San Miguel de Allende es lo que lo mantiene como el destino romántico de México más seductor.

8 visualizaciones0 comentarios