Sobre el Ecce Homo de la parroquia de San Miguel de Allende

Ecce homo es una de las piezas de arte sacro más vetustas y reverenciadas en San Miguel de Allende. Fue hecho a finales del siglo XVI y rápidamente se convirtió en uno de los objetos de reverencia más queridos por los campesinos sanmiguelenses, esto se debe al papel que juega en las fiestas celebradas de manera previa a la temporada de cultivo. En este artículo, te contamos la historia e importancia del Señor Ecce Homo de San Miguel de Allende.


Ecce Homo San Miguel de Allende hotel Real de Minas
Señor Ecce Homo de San Miguel de Allende

Ecce Homo como motivo artístico

Ecce Homo es un motivo recurrente en el arte sacro, y es el nombre con el que se conoce a las representaciones de Jesús preso y entregado a los romanos. El nombre en latín significa “he aquí, el hombre” y es la frase que Poncio Pilato mencionó cuando presentó a Jesús aprehendido, maltrecho y coronado con espinas frente a la multitud que esperaba su ejecución.

Esta escena de la pasión es de las que más ha sido representada en el arte pictórico y escultórico a lo largo de los siglos, junto con su escarnio y flagelación, de modo que se trata de uno de las representaciones de Jesús con más simbolismo cultural, así como arraigo entre los creyentes.


Ecce Homo patron campo San Miguel de Allende hotel Real de Minas
La figura de Ecce Homo es el santo patrono del campo sanmiguelense (foto por Joseph Toone)

Veneración del Ecce Homo en San Miguel de Allende

“El Señor Ecce Homo, desde 1590, protector de los mulatos y muy querido de los nativos. Al ser declarado patrono del Buen Temporal, su culto se extendió a toda la gente del campo y a la población mayoritaria de San Miguel, A partir del siglo XVII hasta mediados del siglo XX.”

- José Cornelio López Espinoza, Historia de la Villa de San Miguel el Grande y ciudad de San Miguel de Allende.


El Ecce Homo de San Miguel de Allende se considera la pieza de arte sacro originaria de esta ciudad más antigua, y su importancia se debe a que alrededor de él se formó un culto sincrético que lo venera como patrono de la cosecha. Resulta interesante conocer que el origen de la veneración de esta figura se encuentra en la población mulata que en aquello entonces habitaba en lo que era la villa protectora de San Miguel el Grande, por encargo de la cual fue mandada a hacer la celebrada imagen.


Exvoto Ecce Homo San Miguel de Allende hotel Real de Minas
Exvoto de 1749 dedicado al Señor Ecce Homo de San Miguel de Allende

“El origen de la devoción por la imagen del Cristo Ecce Homo en San Miguel el Grande no tiene relación con la población indígena o española, y tampoco fue promovida por los franciscanos […] Su historia está ligada a los mulatos que en 1594 fundaron una cofradía dedicada a Nuestra Señora de la Soledad, y en el transcurso del siglo XVII se agregó a la corporación, la advocación del Ecce Homo […] se le adjudicó la virtud de poder atraer la lluvia mediante rogativas públicas, su fama de imagen milagrosa tuvo acogida entre la sociedad abajeña debido a la difusión del culto que hizo de ella su cofradía a través de las demandas, novenas y beneficios espirituales, como las indulgencias.”

- Rafael Castañeda García. La construcción de una devoción regional: “el milagroso santo Ecce Homo” de San Miguel el Grande.


Más allá de los motivos metafísicos, es posible que mulatos, indígenas o desposeídos en general se sintieran identificados por la imagen lacerada y miserable de la escultura de Ecce Homo. La primera capilla del Señor Ecce Homo, como es conocido en San Miguel de Allende, estuvo ubicada a un costado de la iglesia de la Soledad, uno de los primeros templos que fue levantado por lo españoles en la ciudad, y que hoy día es el Oratorio de San Felipe Neri.

Cabe destacar que la fiesta en honor de la sagrada imagen se daba a inicios de año, toda la primera semana desde el Día de Año Nuevo hasta el ocho de enero. La verbena popular fue escenario de excesos poco piadosos durante siglo y medio aproximadamente, por lo que en 1712 los padres filipenses que estaban a cargo de la capilla decidieron mudar al Señor Ecce Homo a una a una capilla cerrada en la Parroquia de San Miguel Arcángel, el templo central de San Miguel de Allende; de la que ya te contamos la historia.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo