top of page

Viernes de Dolores en San Miguel de Allende



Autor y Redacción: Jorge Olalde. jolalde@gmail.com


Nuestro país se identifica por su profundo sentir tradicionalista, por sus manifestaciones populares, por la preservación de sus costumbres que incluyen el sentimiento de dolor y alegría de la comunidad como parte de una identidad nacional.

Sin duda el Altar a la Virgen de los Dolores cobra peculiar relevancia en el entorno Sanmiguelense, en el fomento, difusión y conservación a la devoción de la Virgen María; evento que se ha realizado por siglos el Viernes de Cuaresma que antecede a la Semana Santa.

En un inicio se levantaron altares en iglesias, capillas, conventos, expandiéndose en comercios, lugares públicos y casas particulares; en donde la parte central de la celebración es la virgen “La Dolorosa”, elaborándose magníficas representaciones a través de diversos elementos con especial significado.

La composición gráfica se percibe a partir de un trabajo intenso que enarbola el sentir religioso de nuestra comunidad, con la integración de voluntades, de tiempos, de espacios, dando paso a la creatividad y talento de los participantes.

Entorno de la tarde, en donde la oscuridad paulatinamente invade el territorio, una vez que el sol se ha ocultado, es el momento propicio para que San Miguel se convierta en un peregrinar de voluntades, de personas ávidas de explorar los más elementales altares, hasta la majestuosidad y complejidad de los mismos.